Eliminar problemas psicosomáticos

La cuestión no es que enfermedad tiene una persona, sino quien es, la persona que ha sucumbido a la enfermedad

El término trastorno psicosomático por lo general significa “una enfermedad física que se cree que es causada o agravada por factores mentales.”

Detrás de todo síntoma físico hay guardados sentimientos, temores, pensamientos, y reacciones emocionales. Escuchar lo que estos síntomas nos están tratando de decir es una forma y una oportunidad de mantener la salud y una equilibrada forma de vida del eje cuerpo–mente.

Las enfermedades psicosomáticas son habituales. Si bien no se habla mucho acerca de ello, la gran parte de los trastornos que se sufren derivan de un cuadro psicosomático; y esto no es nada raro, simplemente es una definición, ya que solo significa que afectan al cuerpo y a la mente.

Cuando ya has llegado al dolor físico, tu cuerpo ya enfermó. Pero la curación no sólo está en la medicina. Es posible mejorar la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades psicosomáticas entendiendo de dónde provienen las molestias físicas que sufren y cambiando aquello que las provocan

Así pues, los trastornos psicosomáticos, son problemas cuya causa original son los conflictos psicológicos que generan en el individuo una gran ansiedad, y ésta a su vez lleva al sujeto a sufrimientos que en apariencia son biológicos; por tanto el tratamiento debería ir a esos conflictos y no al consumo descontrolado de fármacos para corregir las causas y no las consecuencias.

Si usted se tuerce una pierna , podrá aliviar su dolor con un analgésico o un anti inflamatorio. Pero si usted se siente culpable de haber abofeteado a su hijo, y su psiquis ha decidido castigarlo con un dolor somatizado en su pierna, el alivio farmacológico será mínimo. No estamos diciendo que su dolor es imaginario. Su dolor es real. Pero para removerlo deberá seguramente revisar porqué esta allí.

Los síntomas físicos suelen ser llamados de atención que nos indican que algo en nuestras vidas esta necesitando cuidado. Cuando la relación mente – cuerpo ve alterada su armonía, debido a emociones displacenteras, depresión, estados depresivos con sentimientos negativos, modificaciones del ciclo vital, baja autoestima, alteraciones funcionales o situaciones de alto impacto emocional generadoras de estrés, inevitablemente se produce un impacto, que puede representarse en forma de síntomas o enfermedades psicosomáticas.

Síntomas somáticos más frecuentes en las consultas médicas:

  • Dolor de espalda, 71%
  • Mareos, vértigos, 65%
  • Dolor en extremidades, 60%
  • Gases en el estómago, 52%
  • Dificultad al respirar, 50%
  • Palpitaciones, taquicardia, 49%
  • Dolor en articulaciones, 45%
  • Dolor en el pecho, 44%
  • Náuseas, 43%

Conductas de la enfermedad psicosomática: Si la enfermedad emocional no es tratada adecuadamente, los comportamientos que las provocan decantan en actitudes inadecuadas:

  • Agresividad: listo para discutir y reñir a la menor excusa.
  • Mal humor: pensando que nada vale la pena.
  • Preocupación exagerada.
  • Sospecha y desconfianza de todo el mundo.
  • Falta de consideración para las necesidades de otros.
  • Incapacidad y dependencia.
  • Pobre control emocional: estallidos emocionales fuera de proporción a la causa.
  • Fantasía: pasa una buena parte del tiempo imaginando “cómo podrían estar las cosas.
  • Hipocondríaco: preocupación por achaques físicos menores