¿Por qué Hipnoterapia?

¿Por qué me hice hipnoterapeuta?

Voy a contarles un poco de cómo nace mi interés por la hipnosis clínica.

Hace algunos años mi salud se vio deteriorada muy significativamente, perdí la movilidad de mi cuerpo, hasta el grado de no poder alimentarme por mi misma y tener que pedir ayuda para ponerme de pie, pasaba la mayoría del día en la cama pues era muy difícil llevar una vida sin dolor,. Tenía recaídas cada vez más frecuentes

No entendía nada, después de muchas visitas a diferentes doctores me dieron el diagnóstico que mi cuerpo estaba completamente sano y lo que me diagnosticaron fue una enfermedad llamada fibromialgia y que tenía la mayoría de puntos activos. Les contare como pasaba mis días con esa terrible nube de dolores sobre mi cuerpo.

Pasé por días muy difíciles, con recaídas muy seguidas y cada vez más Fuertes que las anteriores, pasaba la mayoría del tiempo en mi cama y mis Dolores me seguían, eran tan reales que se convirtieron en mi más grande pesadilla, ¿cómo había llegado hasta aquí? Hasta hacia muy poco tiempo era una mujer activa que disfrutaba la vida, enamorada de la naturaleza y enamorada de cada nueva experiencia, disfrutando y sintiéndome bendecida, sin saber que ese tiempo estaba llegando a su final.

Escuchaba que la lluvia empezaba a caer y me daban deseos de salir al patio a tomarme un té y a escucharla, pero era muy difícil casi imposible, pues ya había perdido la movilidad de mi cuerpo en un setenta por ciento, las lágrimas empezaban a correr por mis mejillas al sentirme tan vulnerable ante tanto dolor. Recuerdo que esa tarde mis hijos estaban en casa realizando sus tareas, y no los quería interrumpir no me quedo más que disfrutar la lluvia desde mi cama, así pasaban mis días. Las noches, no lograba conciliar el sueño, solo dormía unas pocas horas y amanecía muy cansada con dolor de cabeza y mi cuerpo estaba como si me hubiera pasado un camión por encima.

Les cuento una mañana me levanté muy positiva pues tenía una cita para ver un doctor muy reconocido y con un historial maravilloso, me sentía ansiosa para recibir las buenas noticias.

La hora tan esperada llegó, estaba en el consultorio esperando mi turno Escucho que llaman mi nombre y pues me dirijo al encuentro tan esperado, el doctor muy amable me invita a sentarme y me pregunta ¿anda sola? Y yo respondí mis hijos están en la sala de espera, me contesto muy bien, con ansias le pregunté ¿doctor, que noticia me tiene? y me contestó: bueno!!! no muy buenas… tienes todos o casi todos los puntos de dolor activos en tu cuerpo ,te aconsejo que te relajes y regreses a casa y que te acostumbres a vivir con dolor pues lo tendrás hasta el último día de tu vida, para la fibromialgia no hay ninguna cura solamente medicamentos que están aún en pruebas, te ofrezco la opción de formar parte de un grupo de apoyo entre pacientes ahí puedes asistir a reuniones y darse apoyo, hasta ese momento recuerdo pues mi mente se nublo y sentí que mi Corazón se partió en mil pedazos, mis esperanzas y mis ilusiones estaban echas polvo.

Regresé a casa me puse en manos de DIOS y nunca perdí la esperanza mis días continuaron.

Traté de recobrar las fuerzas que había perdido, me llenaba de esperanza y luchaba con toda mía alma pero mi cuerpo no reaccionaba, por las noches pasaba largo tiempo en el jacuzzi el agua caliente me ayudaba a relajarme .mis hijos me preguntaban ¿mamá cómo te sientes? Yo respondía me siento mucho mejor pues no quería que ellos sufrieran aún más de lo que ya estaban al saber que mi salud no mejoraba, que difícil era que ellos no se vieran afectados cuando mi respuesta iba acompañada de lágrimas corriendo por mis mejillas. Ponía pretextos que lloraba porque extrañaba mi mama y mi familia, algunas veces casi la mayoría me creyeron. Nunca perdí la fe y la confianza en DIOS.

Así continuaron algunos meses, ya no podía leer mi vista ya había empezado a fallar al visitar el oftalmólogo me decía felicidades tienes la visión 20/20 que ironía no era capaz de leer un artículo de mandar un mensajes solamente veía borrones tuvimos que borrar todos en casa el juego la granja pues pasábamos bastante tiempo en las noches jugándolo y ya era imposible para mi poder jugarlo ya que no distinguía nada en pantalla del celular.

Me entristecí aún más después de la perdida de mi vista, estaba asustada mis nervios me ganaban y esperaba un milagro, consuelo por favor para mi cuerpo pero aún más importante para mi alma. Me sentía triste y arrinconada mis esperanzas se agotaban cada vez más…

Mi corazón anhelaba la sanidad de mi cuerpo, pero aun todavía no tenía yo la mínima idea que era mi cuerpo mental y emocional los que tenían que ser sanados y que después mi cuerpo físico recibiría el milagro tan esperado. Salí de una recaída muy fuerte y logré seguir mi búsqueda, llegué a un artículo sobre las enfermedades psicosomáticas algo hasta ese momento desconocidas para mí, que mi cuerpo físico es un vehículo, y que estaba experimentando dolor tristezas emociones, pensamientos etc. Y que además tiene fecha de caducidad, (muerte).

Me di cuenta que soy realmente el conductor lo que siempre he sido, o que siempre seré, lo que soy, puede ser llamado de muchas maneras DIOS, espiritu, amor, conciencia y energia el nombre es lo demenos. Y que utilizo el vehiculo el fisico, emocional y mental para vivenciar la experiencia humana.

Al estar resonando con toda esta nueva informacion y a la vez saber que la medicina convencional no ofrecía nada para mí, programé una cita para una hypnosis y tenia que viajar a medellin Colombia pues les cuento. Para esos días tuve una de mis más fuertes recaídas tuve que cancelar la cita, y pues les explique mi caso y me recomendaron una hypnosis via skype. Decidida programé la hipnosis y gracias a Dios ocurrió el milagro tan esperado y hoy disfruto la vida al máximo con salud física, mental y espiritual.

Hoy años más tarde dedico parte de mi vida a ayudar con la hipnosis clínica a personas con las cuales me identifico mucho” pues nuestro cuerpo a veces enferma para que sane nuestra alma”.

Solicita más información al correo info@catalinasaldana.com o ingresa aquí.